editor

Gastronomía alemana: todo lo que tenemos que saber sobre las principales especialidades

Mucho se habla de la dieta mediterránea y de la riqueza de la gastronomía española. Sin embargo, en pleno centro de Madrid, encontramos un restaurante alemán que poco tiene que envidiar a los cientos de españoles que encontramos en nuestras calles. El Restaurante Kruger se posiciona como uno de los más ricos en cuanto a variedad y calidad en sus platos germanos.

En este artículo vamos a realizar un repaso por algunos de los platos típicos de la gastronomía alemana y entenderemos por qué es una de los puntos clave de encuentro en el centro de Madrid:

• Comenzaremos por los entrantes: en un buen restaurante alemán no debe faltar una pequeña representación de los platos claves de la cocina alemana. Ejemplo de ello es el Semmelknödel, elaborado a base de pan, cebolla, huevo y bacon. Típicas del sur de Alemania, estas ‘bolas’ (knödel) de ‘pan’ (semmel) suelen ser el acompañamiento clave de muchos platos más elaborados, como el guiso de cerdo o las lentejas. Otro de los entrantes más apreciados en la gastronomía germana es el salmón marinado con eneldo y patatas cocidas o las famosas salchichas alemanas, estandarte de la gastronomía junto a la cerveza.

• En cuanto a los platos principales, Alemania nos ofrece una amplia variedad de elaboraciones que dejarán boquiabiertos a los paladares más exigentes. La inmensa mayoría se fundamentan en guisos o platos de carne asada y acompañados por verduras frescas, puré de patatas o el famoso ‘choucroute’, del cual podríamos decir que es el acompañamiento estrella en platos como el codillo asado o con los embutidos. Esta ensalada, a base de col ácida, es considerada uno de los alimentos probióticos por excelencia, gracias a la cantidad de microorganismos que posee tras su fermentación. Otro plato que merece mención es la famosa sopa de cebolla, ideal para días fríos, o la ‘spätzle gemüsepfanne’, un delicioso plato de pasta salteada con verduras frescas de temporada, un plato vegetariano lleno de sabor y propiedades.

Tampoco podemos olvidarnos del famosísimo goulash, quizá uno de los platos que, junto a las salchichas, mejor ha sabido cruzar las fronteras. Se trata de un guiso de carne, principalmente de ternera, con cebolla, pimientos y pimentón, todo ello especiado, muy típico para las festividades. Ideal para reponer fuerzas y entrar en calor en los duros días de invierno. Y, cómo no, las salchichas. Es uno de los platos de carne por excelencia en el país germano, y uno de los que más proyección internacional ha tenido. En un buen restaurante alemán siempre encontraremos diferentes tipos de salchichas, elaboradas según diferentes recetas, como es el caso de la bratwurst (carne de cerdo y res especiada con pimienta, jengibre y nuez moscada), la bockwurst (de pollo, cerdo, res, o incluso pescado. Va cocida y suele ir en pan) o la weißwurst (tradicionalmente de cerdo y res, de color pálido, se suele servir en pan, mostaza dulce y con pretzels).

• En cuento a los postres y platos dulces, la gastronomía alemana tiene mucho que decir: ¿quién no conoce el famoso strudel? Este dulce de hojaldre con manzana, canela y pasas es el favorito de muchos; o la tarta Sacher, de delicioso chocolate y confitura de fresas o melocotón.

Viajes en grupo: todas las ventajas de las que podrás beneficiarte

Viajar es uno de los grandes placeres de la vida. Es un lujo, una forma de conocer sitios, de ponernos a prueba, de adentrarnos en otras culturas y costumbres y de construirnos a nosotros mismos. Viajar enriquece y es una forma muy sana de recargar pilas.
Existen muchas formas de viajar, básicamente en función del tipo de turismo que queramos realizar y de lo que podamos estirar nuestro bolsillo: desde los viajes low-cost tipo ‘mochileros’ hasta viajes organizados para los bolsillos más pudientes.

Pero lo que sí es cierto es que viajar en grupo es una experiencia muy aconsejable y una forma muy buena de conocer a gente. Ya para comenzar probablemente tengamos mucho en común con ellos, pues el viajar forma parte de sus hobbys o metas y eso lo tenemos compartido.
Cuando organizas un viaje, ya sea dentro de las fronteras o al extranjero, y optas por viajar en grupo estás apostando por una experiencia muy enriquecedora llena de ventajas y beneficios:

La compañía: disfrutar de una nueva ciudad, de su encanto y sus costumbres es mucho más enriquecedor si, además, podemos compartirlo con otras personas. Una forma de poder intercambiar opiniones y conocimientos sobre lo que estamos viendo, conocer a personas con intereses comunes y una forma de disfrutar en compañía.

Una opción más económica: normalmente, los viajes en grupo suelen ser más económicos. A mayor número de personas, los museos, monumentos y menús para grupos turísticos suelen tener descuentos. Así, podemos disfrutar de todo pero a un precio más ajustado. Una forma de no perdernos nada y, además, a mejor precio.

Por tu tranquilidad y seguridad: cuando nos decantamos por viajar en grupo, esto suele estar organizado por una empresa o entidad profesional que cuentan con seguros ante posibles enfermedades o accidentes. Y ya no sólo en casos tan extremos: pasear por cualquier ciudad siendo turista es mucho más seguro si lo hacemos en grupos grandes.

Te beneficias de oportunidades que, si viajas solo, no tienes: a la hora de los medios de transporte, por ejemplo, será más sencillo contratar un minibús que os lleve a todos los sitios si sois un grupo que si viajas solo o en pareja. O los almuerzos: podréis disfrutar de menús para grupos turísticos, degustando así preparaciones y platos propios de los sitios que visitéis.

Si te surge la oportunidad de disfrutar de un viaje en grupo, no lo rechaces. Hay muchas personas reacias a viajar con desconocidos, lo que al final suele ser una experiencia positiva y muy enriquecedora desde distintos puntos de vista.

14 de febrero: En busca de la cita perfecta

Se aproxima el 14 de febrero, una fecha marcada, sobre todo, en el calendario de los enamorados. Pero, ¿sabemos realmente qué estamos celebrando? La historia de San Valentín se remonta al siglo III, cuando en la ciudad de Roma el emperador Claudio II prohibió el matrimonio entre los jóvenes, una forma de evitar ataduras entre los varones jóvenes que debían defender a su patria en las filas.
Un sacerdote, llamado Valentín, desafió al emperador, violando la prohibición y casando a jóvenes enamorados. Tras ser descubierto fue martirizado y ejecutado un 14 de febrero del año 270.

Y es que el amor todo lo puede. Desde entonces, y con una pequeña ayuda de las grandes marcas y centros comerciales, San Valentín se ha convertido en la fecha perfecta para agradecer al otro que esté a nuestro lado, colmándolo de atenciones y con algún que otro regalito material.

Ramos de rosas, peluches con mensajes cariñosos… eso ya quedó en el pasado. Si buscas una forma de celebrar este señalado día con tu pareja, ¿por qué no buscar un plan en el que disfrutar los dos y hacer de ese día un pretexto para dejar el trabajo a un lado, los compromisos y el estrés y regalaros una bonita velada?

En esta línea, vamos a darte algunos consejos para aprovechar este día y conseguir la cita perfecta: convertir el día de los enamorados en un día en el que disfrutéis de vuestra compañía, un día especial para pasar en pareja.

En primer lugar, busca un restaurante en el que poder disfrutar de la gastronomía. Si buscas un restaurante por la zona de Plaza España, en Madrid, lo mejor será que te decantes por Restaurante Kruger. Un sitio novedosos, alejado de los restaurantes típicos, donde disfrutar de la mejor gastronomía alemana. Una forma de sorprender a tu pareja y salir de la rutina.

No olvides que los detalles cuentan. Por ello, no sería mala idea que buscaras algo con lo que sorprender a la otra persona. No es necesario que sea un regalo material ni tienes un presupuesto mínimo. Piensa en algo vuestro: por ejemplo, una foto enmarcada de vuestra última escapada o una caja con detalles que sólo vosotros entendáis. Un paseo por Madrid o una copa de vino acompañada de la mejor música puede ser el fin de la velada.

En realidad, lo importante es que seáis capaces de sacar un hueco, dejar obligaciones y compromisos a un lado y disfrutar de la compañía del otro en una fecha que, conmemorando la hazaña del sacerdote, es el pretexto perfecto para afianzar los lazos de la pareja.

¿Una cerveza? Disfruta de cualquiera de nuestras variedades alemanas

La cerveza tiene una tradición histórica milenaria en Alemania. Hay documentos que acreditan el consumo de cerveza e hidromiel en Alemania en el siglo VI a.C. En el año 766 se fundó la que se considera la primera empresa fabricante de cerveza del mundo: el monasterio de St. Gallen en la ribera del Danubio.

En la Edad Media se añadió el lúpulo a la cerveza y en 1487 se establecieron las conocidas normas de pureza de Múnich que establecen de forma oficial la calidad de la cerveza. En 1516 la “ley de la pureza “establecida por el príncipe Guilllermo IV obligaba a los cerveceros a usar sólo cuatro ingredientes: agua, cebada, lúpulo y levaduras. Esta ley se exptendió en 1906 a toda Alemania y pervive hoy en día.

Restaurante Kruger es uno de los restaurantes alemanes en Madrid donde se pueden degustar auténticas cervezas alemanas de importación. Entre la gran variedad de cervezas que hay en Alemania destacan las siguientes:

  • Pilsen. Es una cerveza rubia con poca cantidad de lúpulo. Es amarga y con un contenido alcohólico de 4 a casi 5 grados. Es la más común de Alemania y suele pedirse por todo el país, aunque su consumo es aún mayor en el norte.
  • Weizenbier. Cerveza elaborada con levadura a temperaturas muy altas. Su grado de alcohol se encuentra entre los 5 y los 5,4 grados. Tiene notas frutales y es más típica del sur de Alemania
  • Altbier. Cerveza amarga con un fuerte sabor a lúpulo y tiene un contenido alcohólico de 4,8º Es unacerveza de una tradición muy antigua.
  • Koslch. Cerveza de color amarillo y brillante, con sabor intenso a lúpulo. Se toma en las zonas próximas a Colonia y suele servirse en unos vasos cilíndricos tradicionales.
  • Helles. Cerveza típica de Baviera de color claro y alta concentración de malta y lúpulo. Su graduación vaentre los 4,5º hasta los 6º.
  • Dunkel. Cerveza oscura con un característico color negro. Su sabor es suave y su contenido de alcochol es cercano al 5%.
  • Schwarzbier. También conocida como cerveza negra, tiene una fermentación baja y un sabor fuerte. Es típica del este de Alemania.

Las cervezas pueden ser de fermentación alta o baja y también pueden mezclarse. La cerveza blanca berlinesa (Berliner Weibe) se endulza con jarabe de frambuesa y tiene un color verde o rojizo. También está la cerveza Radler, mezclada con limón (fórmula que muchas marcas alrededor del mundo han exportado).Se conoce como Diesel a la cerveza con refresco de cola y la Baviera, cerveza mezclada con zumo de plátano.

En España se suelen servir aperitivos con la cerveza. Algunos de los más populares son las patatas fritas, los frutos secos o las aceitunas. En Baviera se suelen acompañar con rábanos salados. La cerveza se consume habitualmente en los bares durante todo el año pero sin duda cuando más se bebe es en el festival de Oktoberfest celebrado entre la última quincena de septiembre y la primera de octubre.

 

 

Conoce los platos navideños más típicos alemanes

La navidad en Alemania se celebra por todo lo alto. Es una época de celebraciones con familia y amigos, pero también predomina un clima frío bastante duro. Por eso es importante combatir el frío y entrar en calor con contundentes platos típicos de la cocina alemana, sabrosos y de alto valor calórico.

Además de los asados y guisos que acompañan la temporada invernal, en navidad también abundan las galletas y dulces típicos. En Nochebuena es bastante tradicional comer salchichas Frankfurt con ensalada de patatas. Últimamente también se consume mucho Raclette, un queso originario de Suiza que se ha extendido mucho por Alemania. El queso se funde en una cacerola puesta al fuego y luego se sumergen trocitos de pan en el queso fundido. Otra variante incorpora carne, pescado o verduras a la receta y ambas versiones se acompañan de patatas asadas, pan y salsas.

Otro plato tradicional para Nochebuena y Nochevieja es la carpa. En el sur la carpa se consume hecha trocitos y rebozada con ensalada de patata mientras que en el norte se come entera y con patatas cocidas. Los asados también son típicos y en Navidad no puede faltar el asado de ganso, pato o cordero. Estas carnes suelen acompañarse de col lombarda, albóndigas de masa de patata o migas de pan.

Durante la temporada de adviento y la Navidad abundan los dulces tradicionales. No pueden faltar las clá1sicas galletas caseras con formas imaginativas (platzchen), el bollo de Navidad (christstollen), los panecillos de especias y el pan de frutas. También es muy típico de esta zona el pan de jengibre y el bizcocho de pimienta. Aquí existe una amplia variedad de recetas y algunas variantes añaden canela, jengibre, clavo o nuez moscada entre muchas otras especias.

El bizcocho de miel es otra exquisitez alemana para estas fiestas. Se le suelen añadir almendras, avellanas o nueces. También se fabrica pan de especias, un producto con una tradición de más de 6 siglos de antigüedad. El pan de frutas es típico para Nochebuena y para después de la misa del gallo.

Las spekulatius son otras galletas típicas en Alemania durante la temporada navideña. La más habitual lleva especias como el cardamomo, clavo o canela, pero también hay una receta con almendras y harina menos especiadas. Se suelen hornear en moldes con la forma de San Nicolás.

El christollen es pan dulce elaborado en los monasterios desde el siglo XIV. Es una mezcla de harina, levadura, agua y aceite, comida humilde que reusaba el uso de huevos, mantequilla y leche. En la actualidad está relleno de frutos secos y sí se usan lácteos en su fabricación motivo por el cual es mucho más popular.

También existen bebidas navideñas típicas en Alemania. Abunda los tés e infusiones para combatir el frío, pero sin duda una de las bebidas más populares cuando cae la noche es el vino caliente especiado. Se trata de vino tinto con canela, clavel, anís, nuez moscada y otras especias.

Para degustar algunas de estas delicias no hace falta viajar muy lejos. El Restaurante Kruger es uno de los restaurantes alemanes en Madrid que cuenta con recetas típicas navideñas e interesantes ofertas para disfrutar de estos días.

Claves para organizar una divertida comida de empresa

La navidad está a la vuelta de la esquina y por ello las empresas empiezan a buscar ya locales con ofertas interesantes para celebrar la cena de empresa como se merece. Si tienes la responsabilidad de organizar esa fiesta o puedes participar en su organización, aquí te dejamos una serie de claves para dar con el mejor sitio:

d1dbe40bcb9d2be03640e55c50e1b3ca

  • Elige bien la fecha. Debe satisfacer al mayor número de trabajadores posible, pero recuerda que nunca llueve a gusto de todos y será difícil encontrar una fecha que le venga bien a todo el mundo. Si alguien se tiene que quedar fuera habrá que seguir adelante así. También es recomendable evitar la proximidad con las fechas más señaladas como Nochebuena, Navidad o Nochevieja, ya que mucha gente estará de viaje.
  • ¿Catering o restaurante? Es una decisión importante, ya que en primer caso habrá que contactar con un local y en el segundo supuesto sólo habrá que reservar mesa con la antelación necesaria. Los restaurantes suelen presentar menús de Navidad 2016 para grupos, con menús muy completos y precios ajustados y toda la comodidad de comer en un restaurante. Si buscas restaurantes alemanes en Madrid, el Restaurante Kruger cuenta con una amplia selección de platos tradicionales alemanes maridados con las mejores cervezas de importación.
  • Define bien el horario. En función de si la comida de empresa será un almuerzo o una cena, los planes del resto del día pueden variar bastante. Después de un almuerzo toca un café (en el mismo local o en otro sitio) y después de una cena, lo habitual es salir de copas por bares cercanos. Haz un pequeño sondeo entre tus compañeros de trabajo para saber qué plan convence más a la mayoría.
  • Ten presente siempre el número de invitados máximo y piensa en algunos imprevistos, gente que se vaya de la convocatoria o que intente incorporarse a última hora por sus propios cambios de planes. Adelántate a estos posibles inconvenientes hablando con el restaurante en cuestión.
  • Crea un itinerario. Si la fiesta no se va a realizar en un único lugar (por ejemplo, después de la comida se va a una cafetería o a tomar copas) es importante trazar este itinerario, medir los tiempos de forma aproximada y valorar si es necesario algún tipo de transporte público, ya sean taxis o autobuses para desplazarse a los diferentes lugares.

Además de la comida de empresa, también es muy divertido realizar alguna actividad especial. Ideas como el amigo invisible ayudan a reforzar los lazos de unión entre compañeros de trabajo. Además, las grandes ciudades ofrecen muchos tipos de entretenimiento como por ejemplo gimkanas, karting, paintball, etc. En definitiva, a la hora de organizar una comida de Navidad con compañeros, ten siempre presente que el último fin es pasar un buen rato.

¿Halloween o Seleenwoche? Así se celebra en Alemania la festividad de todos los santos

Se acerca Halloween y cada país lo celebra de una forma distinta. En España tenemos el día de todos los santos, fecha que tradicionalmente no es muy festiva sino más bien una jornada para el recuerdo de familiares fallecidos.

No obstante entre los jóvenes cada día cala más se centran en el carácter festivo de Halloween exportado por los países anglosajones. ¿Qué es más típico de España que apuntarse a todas las fiestas? Aunque Halloween sea una festividad extendida a nivel mundial, existen algunas variantes de la misma celebración en distintos puntos del planeta.

En Alemania por ejemplo, Halloween es conocido como Seleenwoche (La Semana de Todas las Almas) y tiene algunas particularidades que la diferencia de la popular celebración exportada a todo el mundo. Seleenwoche es una fiesta de origen austriaco y como bien indica su nombre su duración se extiende a lo largo de una semana completa, concretamente entre el 30 de octubre y el 8 de noviembre.

Durante esta semana la gente reza por sus seres queridos fallecidos y dejan pan, agua y una lámpara sobre la mesa antes de irse a dormir. Esta tradición se debe a la antigua creencia de que durante esta época del año existen fuertes energías cósmicas que levantan la cortina que separa el mundo de los vivos y los muertos. Las ofrendas puestas sobre la mesa sirven para dar la bienvenida a los espíritus de los muertos de forma muy similar a la celebración de Halloween.

haloween

Las familias en Alemania se reúnen el día de todos los Santos (el 1 de noviembre) para celebrar la presencia de sus ancestros durante la víspera de este día. Caminan por las tumbas con lámparas para guiar a los muertos a través de la oscuridad hasta que dichas lámparas se depositan sobre las tumbas. Las campanas de las iglesias suenan a medio día durante ese día, señalando la liberación de las almas y su necesidad de abandonar el mundo de los vivos para dirigirse al más allá.

Además, los católicos acuden a misa para honrar a los santos, mártires y todos aquellos que hayan muerto por defender la fe católica. Algunos visitantes decoran las tumbas de sus familiares con coronas de flores y velas de forma muy similar a lo que se hace en España.

Los restaurantes alemanes en Madrid son muy conscientes de la importancia de este tipo de celebraciones y por ello preparan sus cartas para tener platos típicos de esta época del año. Entre las sugerencias de temporada del Restaurante Kruger se encuentra la Spatzle gemusepfanne (pasta alemana salteada con verduras frescas de temporada), la Spatzle kase mit zwiebeln (pasta gratinada con queso edam y aros de cebolla), la sopa de cebolla (caldo de carne, tosta de pan gratinado con queso gouda y cebolla crujiente), la Kartoffelsuppe (crema de patata y salchicha alemana), Goulash a la antigua (goulash de ternera elaborado de forma tradicional alemana) y el costillar Kruger (costillar con miel y guarnición de patatas y manzanas salteadas).

Estos y otros platos tradicionales junto a los mejores guisos, carnes a la brasa y cervezas de importación componen la carta del Restaurante Kruger.

Tipos de bratwurst

El bratwurst es una salchicha típicamente alemana que se utiliza mucho en las comidas de este país. Las hay de varios tipos, según el tamaño, la forma y los ingredientes que se utilicen en su elaboración. Al contrario de lo que muchas personas piensan, “bratwurst” no se refiere al tipo de salchicha, sino a la manera en que se realiza la salchicha, con un tipo de carne muy picada que les da el aspecto de una masa muy fina. Aunque este tipo de comida puede asociarse erróneamente con la comida rápida, lo cierto es que es un plato con una larga tradición: hay referencias a estas salchichas alemanas desde el siglo XV.

sal2

Las diferentes salchichas bratwurst se realizan con distintos ingredientes y es posible encontrar en el mercado una gran variedad según la zona en la que se cocinan o la carne utilizada. Por lo general son de tamaño grande y con una textura muy fina en la piel que las envuelve. Las más conocidas reciben el nombre de la ciudad de la que son típicas, diferenciándose así de otras variedades.

Las principales diferencias las encontramos en la zona de Franconia, donde hay principalmente cuatro grandes tipos de bratwurst:

Kulmbacher Bratwurst

Está hecha con carne de ternera molida y es muy popular entre los turistas que cada año visitan la ciudad de Kulmbach. Destaca por su forma larga y delgada.

Coburger Bratwurst

Se fabrica también con carne de ternera pero tiene unos condimentos especiales: nuez moscada, sal, pimienta y rayadura de limón. Se come acompañada de una pieza de pan.

Nuremberg Bratwurst

Es una variedad muy pequeña, que mide alrededor de 9 centímetros. Su forma de elaboración es muy peculiar, colocándose en una parrilla con las llamas por encima de la rejilla y cuenta con una denominación de origen propia. Se elabora con carne de cerdo y se sazonan con orégano fresco y mejorana. Se suelen acompañar con chucrut o ensalada de patata. También hay una forma especial de preparación de estas salchichas: se asan con vinagre y cebolla. A esta variedad se la conoce como Blaue Zipfel.

Würzburg Bratwurst

Tiene un tamaño de unos 20 centímetros de largo y es muy delgada. Entre sus ingredientes destaca la utilización de un vino blanco típico de Franconia para darle su sabor característico.

Además de las salchichas típicas de la región de Franconia, en otras partes de Alemania también se elaboran bratwurst que son muy típicos en la gastronomía del país. Estas son otras de las especies de salchichas más solicitadas por los amantes de la gastronomía alemana:

Thüringer Rostbratwurst

Tiene un tamaño similar a la Würzburg y se hace sobre fuego de carbón. Se acompaña suele acompañar con raciones generosas de mostaza y pan.

Nordhessische Bratwurst

Tiene un sabor similar a la Thüringer, y se elabora con carne de cerdo molida y condimentada. También se suele comer en un bollo de pan con mostaza a gusto del comensal.

Rote Wurst

Es un tipo de chorizo muy popular en la región de Suabia. Se hace con carne de cerdo y tocino molidos y tiene un sabor muy picante y particular que lo diferencia del resto de salchichas alemanas.

Expresiones alemanas básicas para presentarse

El alemán es un idioma que está de moda en los últimos tiempos. Aunque para los españoles es un poco complicado porque tiene unas estructuras gramaticales a las que no estamos acostumbrados, con un poco de práctica es posible dominar algunas expresiones básicas para poder iniciar una conversación delante de un buen plato de bratwurst (unas salchichas) o kasseler (costillas de cerdo).

La educación, lo primero

aleman

Todas las conversaciones empiezan con un “hola”, así que es lo primero que tienes que aprender si quieres romper el hielo y empezar a tratar con los alemanes:

– Hallo, wie geht’s?: Hola, ¿qué tal?

 Los saludos son básicos en cualquier idioma, por lo que hay que dominarlos a la perfección para no parecer un maleducado. Aquí van los tres momentos básicos del día en los que puedes saludar:

– Guten Morgen: Buenos días

– Guten Tag: Buenas tardes

– Guten Nacht: Buenas noches

Y en la despedida no olvides ser igual de educado. Puedes decir un simple “adiós, hasta mañana” o desear un buen día a alguien, que siempre queda bien.

– Tschüss: Adiós

– Bis morgen: Hasta mañana

– Viel Spass!: Qué lo paséis bien.

Aprende a decir sí y no

Aunque a nosotros nos parezca que están enfadados siempre por la fuerza de sus sonidos, los alemanes son unos ciudadanos muy corteses. Por eso tenemos que aprender a decir sí, no y dar las gracias en todo momento. No puede faltar un “danke” en ninguna conversación.

– Ja, bitte: Sí, por favor

– Nein, danke: No, gracias

– Ja, danke: Sí, muchas gracias

– Danke, gleichfalls: Gracias, igualmente.

– Bitte: De nada

– Entschuldigung: Perdón

Hablando sobre ti

Una vez que has saludado a alguien, lo normal es presentarse. Lo primero que diremos será nuestro nombre y de dónde somos. Las expresiones son muy sencillas.

– Wie heißt du?:¿Cómo te llamas?

– Ich heisse Juan: Me llamo Juan

– Wo bist du her?: ¿De dónde eres?

– Ich bin aus Spanien: Soy de España

Más despacio, por favor

Como nos pasa a todos cuando empezamos a hablar un idioma, habrá momentos en los que no entendamos lo que nos dicen. No debe darnos vergüenza reconocer que no hemos entendido ninguna palabra y pedir que nos lo digan más despacio. Si no, ¡no tiene sentido seguir hablando!

– Ich verstehe nicht: No te entiendo.

– Können Sie das bitte wiederholen?: ¿Puedes repetirlo?

– Können Sie langsamer bitte sprechen?: ¿Puedes hablar más despacio?

Algunas frases más para ir practicando

Con estas frases básicas puedes saludar, presentarte y decirle a la gente que no comprendes bien lo que te están diciendo. Enhorabuena: ya puedes intentar chapurrear un poco de alemán en una fiesta Erasmus. Pero quieres un poco más, ¿verdad? Con estas frases podrás sobrevivir un par de días comiendo salchichas y bebiendo cerveza mientras aprendes otras expresiones:

– Ich möchte ein Gericht, das Würstchen enthält: Quiero un plato que lleve salchichas

– Ich möchte ein bier, bitte: Quiero una cerveza, por favor.

– Noch eine Runde bitte: Otra ronda, por favor

 

 

Comer en grupo en Madrid: platos alemanes

103Cualquier momento es bueno para hacer una escapada a Madrid y disfrutar de unos días en compañía de los amigos. Hay miles de cosas que hacer y un montón de restaurantes donde encontraremos menús para grupos a precios baratos y que nos dejarán saciados para continuar con la actividad.

Cuando se piensa en menús para grupos lo habitual es pedir platos típicos como chacinas, ensaladas y alguna carne como un segundo plato fuerte. Sin embargo, en Madrid podemos degustar también los menús típicos de otras regiones del mundo sin tener que buscar mucho. Por ejemplo, en Restaurante Krüger es posible comer platos alemanes que nos transportarán al corazón de Alemania sin necesidad de gastar mucho dinero y de buscar mucho. En pleno centro de Madrid, muy cerca de la Gran Vía, tendremos la ocasión de comer en grupo gastando muy poco.

Sigue leyendo