¿Una cerveza? Disfruta de cualquiera de nuestras variedades alemanas

La cerveza tiene una tradición histórica milenaria en Alemania. Hay documentos que acreditan el consumo de cerveza e hidromiel en Alemania en el siglo VI a.C. En el año 766 se fundó la que se considera la primera empresa fabricante de cerveza del mundo: el monasterio de St. Gallen en la ribera del Danubio.

En la Edad Media se añadió el lúpulo a la cerveza y en 1487 se establecieron las conocidas normas de pureza de Múnich que establecen de forma oficial la calidad de la cerveza. En 1516 la “ley de la pureza “establecida por el príncipe Guilllermo IV obligaba a los cerveceros a usar sólo cuatro ingredientes: agua, cebada, lúpulo y levaduras. Esta ley se exptendió en 1906 a toda Alemania y pervive hoy en día.

Restaurante Kruger es uno de los restaurantes alemanes en Madrid donde se pueden degustar auténticas cervezas alemanas de importación. Entre la gran variedad de cervezas que hay en Alemania destacan las siguientes:

  • Pilsen. Es una cerveza rubia con poca cantidad de lúpulo. Es amarga y con un contenido alcohólico de 4 a casi 5 grados. Es la más común de Alemania y suele pedirse por todo el país, aunque su consumo es aún mayor en el norte.
  • Weizenbier. Cerveza elaborada con levadura a temperaturas muy altas. Su grado de alcohol se encuentra entre los 5 y los 5,4 grados. Tiene notas frutales y es más típica del sur de Alemania
  • Altbier. Cerveza amarga con un fuerte sabor a lúpulo y tiene un contenido alcohólico de 4,8º Es unacerveza de una tradición muy antigua.
  • Koslch. Cerveza de color amarillo y brillante, con sabor intenso a lúpulo. Se toma en las zonas próximas a Colonia y suele servirse en unos vasos cilíndricos tradicionales.
  • Helles. Cerveza típica de Baviera de color claro y alta concentración de malta y lúpulo. Su graduación vaentre los 4,5º hasta los 6º.
  • Dunkel. Cerveza oscura con un característico color negro. Su sabor es suave y su contenido de alcochol es cercano al 5%.
  • Schwarzbier. También conocida como cerveza negra, tiene una fermentación baja y un sabor fuerte. Es típica del este de Alemania.

Las cervezas pueden ser de fermentación alta o baja y también pueden mezclarse. La cerveza blanca berlinesa (Berliner Weibe) se endulza con jarabe de frambuesa y tiene un color verde o rojizo. También está la cerveza Radler, mezclada con limón (fórmula que muchas marcas alrededor del mundo han exportado).Se conoce como Diesel a la cerveza con refresco de cola y la Baviera, cerveza mezclada con zumo de plátano.

En España se suelen servir aperitivos con la cerveza. Algunos de los más populares son las patatas fritas, los frutos secos o las aceitunas. En Baviera se suelen acompañar con rábanos salados. La cerveza se consume habitualmente en los bares durante todo el año pero sin duda cuando más se bebe es en el festival de Oktoberfest celebrado entre la última quincena de septiembre y la primera de octubre.

 

 

Conoce los platos navideños más típicos alemanes

La navidad en Alemania se celebra por todo lo alto. Es una época de celebraciones con familia y amigos, pero también predomina un clima frío bastante duro. Por eso es importante combatir el frío y entrar en calor con contundentes platos típicos de la cocina alemana, sabrosos y de alto valor calórico.

Además de los asados y guisos que acompañan la temporada invernal, en navidad también abundan las galletas y dulces típicos. En Nochebuena es bastante tradicional comer salchichas Frankfurt con ensalada de patatas. Últimamente también se consume mucho Raclette, un queso originario de Suiza que se ha extendido mucho por Alemania. El queso se funde en una cacerola puesta al fuego y luego se sumergen trocitos de pan en el queso fundido. Otra variante incorpora carne, pescado o verduras a la receta y ambas versiones se acompañan de patatas asadas, pan y salsas.

Otro plato tradicional para Nochebuena y Nochevieja es la carpa. En el sur la carpa se consume hecha trocitos y rebozada con ensalada de patata mientras que en el norte se come entera y con patatas cocidas. Los asados también son típicos y en Navidad no puede faltar el asado de ganso, pato o cordero. Estas carnes suelen acompañarse de col lombarda, albóndigas de masa de patata o migas de pan.

Durante la temporada de adviento y la Navidad abundan los dulces tradicionales. No pueden faltar las clá1sicas galletas caseras con formas imaginativas (platzchen), el bollo de Navidad (christstollen), los panecillos de especias y el pan de frutas. También es muy típico de esta zona el pan de jengibre y el bizcocho de pimienta. Aquí existe una amplia variedad de recetas y algunas variantes añaden canela, jengibre, clavo o nuez moscada entre muchas otras especias.

El bizcocho de miel es otra exquisitez alemana para estas fiestas. Se le suelen añadir almendras, avellanas o nueces. También se fabrica pan de especias, un producto con una tradición de más de 6 siglos de antigüedad. El pan de frutas es típico para Nochebuena y para después de la misa del gallo.

Las spekulatius son otras galletas típicas en Alemania durante la temporada navideña. La más habitual lleva especias como el cardamomo, clavo o canela, pero también hay una receta con almendras y harina menos especiadas. Se suelen hornear en moldes con la forma de San Nicolás.

El christollen es pan dulce elaborado en los monasterios desde el siglo XIV. Es una mezcla de harina, levadura, agua y aceite, comida humilde que reusaba el uso de huevos, mantequilla y leche. En la actualidad está relleno de frutos secos y sí se usan lácteos en su fabricación motivo por el cual es mucho más popular.

También existen bebidas navideñas típicas en Alemania. Abunda los tés e infusiones para combatir el frío, pero sin duda una de las bebidas más populares cuando cae la noche es el vino caliente especiado. Se trata de vino tinto con canela, clavel, anís, nuez moscada y otras especias.

Para degustar algunas de estas delicias no hace falta viajar muy lejos. El Restaurante Kruger es uno de los restaurantes alemanes en Madrid que cuenta con recetas típicas navideñas e interesantes ofertas para disfrutar de estos días.

Claves para organizar una divertida comida de empresa

La navidad está a la vuelta de la esquina y por ello las empresas empiezan a buscar ya locales con ofertas interesantes para celebrar la cena de empresa como se merece. Si tienes la responsabilidad de organizar esa fiesta o puedes participar en su organización, aquí te dejamos una serie de claves para dar con el mejor sitio:

d1dbe40bcb9d2be03640e55c50e1b3ca

  • Elige bien la fecha. Debe satisfacer al mayor número de trabajadores posible, pero recuerda que nunca llueve a gusto de todos y será difícil encontrar una fecha que le venga bien a todo el mundo. Si alguien se tiene que quedar fuera habrá que seguir adelante así. También es recomendable evitar la proximidad con las fechas más señaladas como Nochebuena, Navidad o Nochevieja, ya que mucha gente estará de viaje.
  • ¿Catering o restaurante? Es una decisión importante, ya que en primer caso habrá que contactar con un local y en el segundo supuesto sólo habrá que reservar mesa con la antelación necesaria. Los restaurantes suelen presentar menús de Navidad 2016 para grupos, con menús muy completos y precios ajustados y toda la comodidad de comer en un restaurante. Si buscas restaurantes alemanes en Madrid, el Restaurante Kruger cuenta con una amplia selección de platos tradicionales alemanes maridados con las mejores cervezas de importación.
  • Define bien el horario. En función de si la comida de empresa será un almuerzo o una cena, los planes del resto del día pueden variar bastante. Después de un almuerzo toca un café (en el mismo local o en otro sitio) y después de una cena, lo habitual es salir de copas por bares cercanos. Haz un pequeño sondeo entre tus compañeros de trabajo para saber qué plan convence más a la mayoría.
  • Ten presente siempre el número de invitados máximo y piensa en algunos imprevistos, gente que se vaya de la convocatoria o que intente incorporarse a última hora por sus propios cambios de planes. Adelántate a estos posibles inconvenientes hablando con el restaurante en cuestión.
  • Crea un itinerario. Si la fiesta no se va a realizar en un único lugar (por ejemplo, después de la comida se va a una cafetería o a tomar copas) es importante trazar este itinerario, medir los tiempos de forma aproximada y valorar si es necesario algún tipo de transporte público, ya sean taxis o autobuses para desplazarse a los diferentes lugares.

Además de la comida de empresa, también es muy divertido realizar alguna actividad especial. Ideas como el amigo invisible ayudan a reforzar los lazos de unión entre compañeros de trabajo. Además, las grandes ciudades ofrecen muchos tipos de entretenimiento como por ejemplo gimkanas, karting, paintball, etc. En definitiva, a la hora de organizar una comida de Navidad con compañeros, ten siempre presente que el último fin es pasar un buen rato.

¿Halloween o Seleenwoche? Así se celebra en Alemania la festividad de todos los santos

Se acerca Halloween y cada país lo celebra de una forma distinta. En España tenemos el día de todos los santos, fecha que tradicionalmente no es muy festiva sino más bien una jornada para el recuerdo de familiares fallecidos.

No obstante entre los jóvenes cada día cala más se centran en el carácter festivo de Halloween exportado por los países anglosajones. ¿Qué es más típico de España que apuntarse a todas las fiestas? Aunque Halloween sea una festividad extendida a nivel mundial, existen algunas variantes de la misma celebración en distintos puntos del planeta.

En Alemania por ejemplo, Halloween es conocido como Seleenwoche (La Semana de Todas las Almas) y tiene algunas particularidades que la diferencia de la popular celebración exportada a todo el mundo. Seleenwoche es una fiesta de origen austriaco y como bien indica su nombre su duración se extiende a lo largo de una semana completa, concretamente entre el 30 de octubre y el 8 de noviembre.

Durante esta semana la gente reza por sus seres queridos fallecidos y dejan pan, agua y una lámpara sobre la mesa antes de irse a dormir. Esta tradición se debe a la antigua creencia de que durante esta época del año existen fuertes energías cósmicas que levantan la cortina que separa el mundo de los vivos y los muertos. Las ofrendas puestas sobre la mesa sirven para dar la bienvenida a los espíritus de los muertos de forma muy similar a la celebración de Halloween.

haloween

Las familias en Alemania se reúnen el día de todos los Santos (el 1 de noviembre) para celebrar la presencia de sus ancestros durante la víspera de este día. Caminan por las tumbas con lámparas para guiar a los muertos a través de la oscuridad hasta que dichas lámparas se depositan sobre las tumbas. Las campanas de las iglesias suenan a medio día durante ese día, señalando la liberación de las almas y su necesidad de abandonar el mundo de los vivos para dirigirse al más allá.

Además, los católicos acuden a misa para honrar a los santos, mártires y todos aquellos que hayan muerto por defender la fe católica. Algunos visitantes decoran las tumbas de sus familiares con coronas de flores y velas de forma muy similar a lo que se hace en España.

Los restaurantes alemanes en Madrid son muy conscientes de la importancia de este tipo de celebraciones y por ello preparan sus cartas para tener platos típicos de esta época del año. Entre las sugerencias de temporada del Restaurante Kruger se encuentra la Spatzle gemusepfanne (pasta alemana salteada con verduras frescas de temporada), la Spatzle kase mit zwiebeln (pasta gratinada con queso edam y aros de cebolla), la sopa de cebolla (caldo de carne, tosta de pan gratinado con queso gouda y cebolla crujiente), la Kartoffelsuppe (crema de patata y salchicha alemana), Goulash a la antigua (goulash de ternera elaborado de forma tradicional alemana) y el costillar Kruger (costillar con miel y guarnición de patatas y manzanas salteadas).

Estos y otros platos tradicionales junto a los mejores guisos, carnes a la brasa y cervezas de importación componen la carta del Restaurante Kruger.

5 consejos para afrontar la vuelta a la rutina

Se acaba el verano, las vacaciones, las buenas temperaturas… y la depresión postvacacional espera a la vuelta de la esquina. Para afrontar la temida vuelta a la rutina es necesario ver el lado positivo de las cosas: el retorno al trabajo o a los estudios también tiene sus cosas buenas, como encontrarse con compañeros y amigos y sentir que se vuelve a retomar una serie de actividades productivas.

Precisamente para rendir mejor en el trabajo o en las tareas del hogar y aprovechar al máximo nuestro tiempo libre (ahora más escaso que durante las vacaciones, claro está) es imprescindible recuperar nuestros horarios. Puede que durante el verano te hayas acostumbrado a acostarte más tarde, o que hayas alterado las rutinas de tus comidas diarias. Recuerda que lo ideal es contar con 8 horas mínimas de sueño y realizar 5 comidas equilibradas al día.

Retoma o comienza una rutina de ejercicio saludable. Mucha gente posterga la actividad física hasta la llegada de los infructuosos propósitos de año nuevo, pero aún faltan un par de meses hasta navidad y es recomendable aprovechar este tiempo en algo útil y sano. Al principio puede costar volver, así que en estos casos lo mejor es empezar poco a poco.

promax-nutrition

Aunque hayamos vuelto al trabajo y la rutina, no hay que olvidarse de realizar escapadas, relajarse, vivir y tener tiempo para nuestros hobbies. Una buena idea para desconectar es guardar algunos días de vacaciones para ir a algún destino especial, como la montaña, entornos rurales o ciudades que aún no conoces. Si no cuentas con días de vacaciones, planifica con tiempo cuál será el próximo fin de semana o puente que tienes libre y mira qué es lo que puedes hacer con tu tiempo disponible.

Dentro de esta espiral de energía positiva, no pueden faltar las salidas a comer fuera. Se trata de un tipo de escapada sencillo y que puedes realizar en cual

quier momento sin necesidad de una gran planificación. Si vives en Madrid, el centro siempre es una gran opción para encontrar restaurantes especiales y con encanto. El Restaurante Kruger es un restaurante en la zona Princesa de Madrid donde podrás encontrar los mejores platos de la cocina tradicional alemana maridados con auténtica cerveza de importación germana. Además, Restaurante Kruger también cuenta con comida española y mediterránea para agradar a todo el mundo (especialmente útil si vais allí en grupos).

Todos estos consejos te ayudarán a que tú vuelta a la rutina sea mucho más llevadera.

Haz frente al verano con una rica ensalada alemana

La ciudad puede ser tu mejor aliada para pasarlo en grande en cualquier época del año, tanto si nos quedamos por nuestra ciudad como si vamos a hacer turismo o a visitar a familiares residentes en otra localidad. En estos planes no deben faltar parques, museos, cine, teatro, conciertos, terrazas, pubs y cómo no, lugares donde comer bien y en buena compañía.

Un restaurante alemán es una gran opción para comer en el centro de Madrid. Generalmente, cuando uno piensa en los platos alemanes se le vienen a la mente embutidos de todo tipo, carnes asadas y guisos muy calóricos ideales para acompañar a un frío invierno (comidas que quizá no encajen del todo en estas fechas más templadas del año). No obstante, la cocina alemana también cuenta con una amplia variedad de ensaladas frescas que, acompañadas de una buena cerveza tradicional, pueden ser tu mejor opción. Entre estas variedades de ensalada se encuentran:

-Ensalda Waldorf: plato compuesto de manzanas ácidas troceadas, frutos secos (principalmente nueces), apio, tubérculo, julianas y mayonesa o alguna salsa similar. Se sirve con lechuga y pasas que otorgan un toque dulce aunque también se sirve con queso azul para conseguir el contraste contrario. Esta ensalada fue creada a finales del siglo XIX en el prestigioso Hotel Waldorf y su receta se acredita a Oscar Tschirky. La receta original no llevaba nueces, pero se incorporaron a lo largo del siglo XX, existiendo una versión con nueces caramelizadas y vinagreta de trufa negra y otra con nueces y almíbar de cilantro. 

Algunas versiones se acompañan con yogur y frutas variadas.

-Wurst Salat Mit Käse: se trata de una ensalada combinada con embutidos. A la ensalada se le añaden salchichas y otros ingredientes vegetales típicos de la cocina alemana como pepinos, cebollas y quesos. Algunas variantes pueden llevar mayonesa o nata.

-Ensalada de patata (Kartoffelsalat): esta es una de las recetas más conocidas en la cocina alemana. Básicamente se compone de patatas cocidas acompañadas por distintos ingredientes, como por ejemplo bacon, pepinillos, cebolla y mayonesa.

-Ensalada de Arenque: esta receta de ensalada alemana es perfecta para el verano ya que es muy refrescante. Con arenques de calidad de carne firme y no demasiado avinagrados se consigue una gran textura y sabor. La remolacha y la mayonesa completan este ensalada típica alemana.

¿No te puedes decidir a la hora de pedir una de estas ensaladas? En el Restaurante Kruger situado en el centro de Madrid además de servir todas estas ensaladas también te ofrecen la posibilidad de pedir un surtido de estas ensaladas para compartir y probar todas las variedades.

schweizer-wurstsalat

Claves para disfrutar de tu viaje de fin de curso en Madrid

Madrid es una metrópolis de amplio reconocimiento internacional. Por sus calles podemos encontrar rincones increíbles de gran interés turístico, cultural e histórico.

Por lo tanto, Madrid es un enclave perfecto como destino de los viajes de fin de curso. Concretamente en el centro de Madrid existen numerosos monumentos y lugares emblemáticos que no deben pasarse por alto en ninguna visita. Por ejemplo, la Puerta del Sol. Icono nacional por excelencia, cada nochevieja se convierte en el punto de reunión de miles de personas para celebrar la llegada del nuevo año. En ella se encuentran puntos de interés como la escultura de El Oso y el Madroño o el Kilómetro Cero desde el cual se miden todas las distancias de España.

Tampoco puede pasarse por alto la Plaza Mayor, otra visita obligada que además está al lado de la Puerta del Sol. Esta plaza es una de las más antiguas de España, construida entre los siglos XVI y XVII por Juan de Herrera y Juan Gómez de Mora. Un emplazamiento perfecto para disfrutar de un típico bocadillo de calamares y una cerveza en uno de los muchos bares típicos que circundan la plaza.buildings-399592_1920

Situado en pleno centro histórico de Madrid, el Restaurante Kruger ofrece una amplia y variada carta de platos de la cocina alemana maridados con la mejor cerveza de importación, amén de especialidades típicas españolas. El Restaurante Kruger cuenta con menús para grupos que ofrecen comida de calidad a precios muy atractivos y que son ideales para compartir con familia y amigos.

Todas las grandes ciudades cuentan con una avenida principal, testigo de sus encuentros culturales y acontecimientos históricos más importantes. La Gran Vía es un lugar emblemático donde se encuentran los cines y los teatros más importantes de la ciudad. Es un lugar ideal para salir de fiesta ya que esta calle nunca duerme.

Para ir en un plan más tranquilo, El Retiro es uno de los parques más importantes y conocidos de Madrid. Antiguamente lugar de recreo de las clases altas, en el siglo XIX se abrió al público y ahora es un punto de encuentro de familias y gente de todas las edades para disfrutar de un entorno natural en el corazón de Madrid. Su lago artificial es ideal para darse un tranquilo y apacible paseo en barca.

Como parte del viaje cultural, el Museo del Prado es una visita imprescindible. Entre su amplia colección se encuentran obras de la pintura española, italiana, flamenca, francesa, británica, holanesa, alemana y otras escuelas. Allí se pueden contemplar cuadros tan impresionantes como Las Meninas de Velázquez  o el tríptico de El Jardín de las Delicias de El Bosco entre muchas otras pinturas de gran importancia a nivel internacional.

Para los más alternativos, El Rastro es una opción muy interesante. Se trata de un gran mercado al aire libre que se celebra los domingos y festivos en el barrio histórico de la Latina. Un punto de encuentro entre la tradición y la modernidad donde pueden encontrarse auténticas antiguallas de gran valor.

Entre los monumentos y emplazamientos culturales de Madrid que no deben pasarse por alto se encuentran la Puerta de Alcalá, construida por Francisco Sabatini durante el reinado de Carlos III, la Plaza de Cibeles, lugar escogido por el Real Madrid y la Selección para celebrar sus victorias, el Palacio Real, la Plaza de España o la Catedral de la Almudena.

Restaurante Kruger, tu alternativa para conocer la verdadera cocina mediterránea

El Restaurante Kruger, ubicado en pleno centro de Madrid en la calle Princesa, es un lugar ideal para disfrutar de la cocina alemana. Las mejores carnes cocidas y curadas, guisos y sopas de Alemania pueden disfrutarse aquí en compañía de auténtica cerveza de importación con una amplia carta de cervezas de trigo y cebada.

paella

Pero en el Restaurante Kruger no se encuentra sólo comida alemana. La cocina mediterránea también tiene un hueco importante dentro de este restaurante en el centro de Madrid. De esta forma, el Restaurante Kruger amplía su oferta culinaria al ofrecer un amplio abanico de opciones para quienes quieran repetir en el lugar sin repetir en el menú.

La gastronomía española es muy variada y equilibrada. Sus platos además de ser saludables cuentan con una cuidada elaboración, desde la selección de los ingredientes a su modo de preparación. Como hemos dicho antes en Restaurante Kruger no sólo hay ensaladas alemanas, salchichas rostbratwurst o sopa de cebolla. Se trata de un restaurante para grupos en Madrid, sobre todo si estás de viaje con familiares o amigos descubriendo el centro de Madrid: la Plaza de Oriente, El Palacio Real, la Plaza de España o el Templo de Debod: nada mejor que reponer fuerzas con un buen almuerzo español.

Los menús de comida española están disponibles para grupos de estudiantes o grupos turísticos y son elaborados por un chef especializado en este tipo de cocina. Ante todo, en el Restaurante Kruger nos gusta la diversidad y la mezcla de culturas, por eso contamos en nuestra carta con menús de comida tradicional alemana y menús de comida tradicional española.

Los alimentos que la integran son las verduras y legumbres, la fruta, el pescado, las carnes blancas, la pasta, el arroz y los frutos secos. El aceite de oliva es un pilar fundamental dentro de la cocina mediterránea, con un alto aporte de ácido oleico, carotenos, vitamina E y grasas de origen vegetal beneficiosas para las arterias. Es una forma de cocina mucho más saludable que el abuso de mantequilla que se realiza en países del norte.

 

Otra tradición de la cocina mediterránea es trabajar con recetas elaboradas con productos de temporada para garantizar la máxima frescura, así como formas de cocina tradicional y platos para compartir con familia y amigos en cualquier celebración.

Dentro de la cocina tradicional española es especialmente reseñable la cocina mediterránea. La dieta mediterránea, complementada con el ejercicio físico, tiene muchos beneficios para la salud. La base de esta alimentación originaria de España e Italia se encuentra en la reducción del consumo de carnes e hidratos de carbono en beneficio de alimentos vegetales y grasas monoinsaturadas.

 

 

Semmelknödel: un plato típico alemán

La cocina tradicional alemana cuenta con numerosas variedades de nutritivas sopas y guisos donde los cereales y la carne juegan un papel muy importante.

Dentro de Alemania, la región de Baviera al sur del país cuenta con una selección de platos icónicos entre la cocina internacional. No obstante, no se trata de una cocina sofisticada. Es una cocina básica, de campaña, que los labradores de los campos de Baviera consumían para recuperar fuerzas. Entre las características comunes de los platos de Baviera está la carne asada especiada, la pasta y la harina. También es parte de la tradición del sur de Alemania realizar una comida entre el desayuno y el almuerzo: el llamado Brotzeit, un contundente tentempié consistente en rebanadas de pan acompañadas con salchichas, queso o algún ahumado servido sobre una cama de rábanos o queso.

Uno de los platos más famosos de la cocina de Baviera es el Semmelknödel, una especialidad típica en las fiestas del oktoberfest. El Smmelknödel (semmel significa pan y knödel redondeado según un dialecto de Alemania del sur) son bolas hechas con pan que suponen una tradición culinaria en el sur de Alemania, en Austria y en la República Checa. Son un acompañamiento típico de platos como el asado de cerdo,  el Sauerkraut (chucrut de hojas de cebolla fermentada), los platos de lentejas o las setas. En Alemania se puede encontrar ya preparado en los supermercados o se puede disfrutar de este plato en los restaurantes con una preparación más tradicional.

Para elaborar el Semmelknödel se utiliza pan duro de viejos Brötchen (panecillos típicos alemanes) cortándolo en finas rodajas o en cubos. Después se sumerge el pan cortado en leche caliente para que se haga húmedo. Algunas recetas le añaden algo de mantequilla, cebolla picada, perejil, huevo y especias según el gusto del cocinero. Luego se hacen las bolas y se añade algo de harina para que espese. Las bolas resultantes se cuecen (sin que lleguen a hervir) en salmuera durante 20 minutos. Se considera que el Semmelknödel está listo cuando las bolas suben a la superficie del líquido.

Otras variantes cambian la mezcla, el tiempo de cocción y los ingredientes añadidos. Por ejemplo, en la cocina de Viena hay mucha influencia de la cocina de la República Checa, donde también se prepara el Semmelknödel de distintas formas.

Existen variantes de Semmelknödel que utilizan los típicos Bretzel como pan base yse conocen como Breznknödel. Otra variante utiliza manteca en su masa y se sirve con ensalada o Sauerkraut (chucrut). Los semmelknödel sobrantes del día anterior se cortan en rodajas y se fríen acompañados de huevo frito o de ensalada. También pueden servirse con huevos revueltos, con salchichas, con cebollas, vinagre, aceite sal y pimienta.

Los mejores restaurantes de comida alemana cuentan con al menos una variedad de Semmelknödel en sus cartas, todo ello acompañado siempre de la mejor cerveza de importación.

Cómo saborear una cerveza alemana en el centro de Madrid

Alemania es un país conocido internacionalmente por muchas cosas. En la actualidad está catalogado como el motor económico de Europa, es la cuna de numerosos movimientos culturales y artísticos y también es un destino turístico muy deseado.

Su mayor atractivo turistico radica en sus hermosos paisajes naturales y en sus ciudades llenas de historia. No obstante, tampoco podemos olvidar que gran parte de este encanto se debe también a su cuidada gastronomía. Dentro de esta gastronomía encontramos un amplio abanico de sopas, estofados y carnes. ¿Qué mejor para acompañar a estos platos suculentos que una buena cerveza tradicional?

La cerveza alemana también es mundialmente conocida. Por fortuna, no es absolutamente imprescindible viajar al país germano para poder tomarse una. También es posible disfrutar de una cerveza alemana en el centro de Madrid si se mira con atención en los bares y restaurantes del centro.

El restaurante Kruger en pleno centro de Madrid cuenta con una amplia carta de cervezas alemanas de importación entre las cuales destacan:

Engel Gold: cerveza dorada con aroma de lúpulo y un toque de malta, poco amargor y algo dulce. Se fabrica con maltas de cebada claras y lúpulos cultivados en la región de Hallartau.

  • Engel Hefeweizen Hell: cerveza de trigo digestiva, de suave color y espuma. Tiene un sabor y un aroma de cereal dulce y un tacto cremoso. Tiene calidad y personalidad sobre otras cervezas de trigo genéricas que se venden en la mayoría de los establecimientos.
  • Engel Bock: esta cerveza presenta un color mucho más oscuro, parecido al café pero con ligeros tonos rojizos. De aroma dulce y textura suave, esta cerveza se produce mezclando maltas claras y maltas tostadas.
  • Engel Dunkel: esta cerveza se caracteriza por su color cobrizo, su aroma armónico y por su toque tostado proveniente de maltas tostadas. Se trata de una cerveza oscura típica del sur de Bavaria.
  • Veltin (sin alcohol): esta cerveza tipo pilsen tiene un toque amargo y seco al principio y un regusto final a malta tostada. Es de baja fermentación y se elabora con malta y lúpulo. Resulta muy refrescante y fácil de tomar.

Con esta buena carta de cervezas alemanas a nuestro alcance, podemos celebrar el octoberfest sin necesidad de desplazarnos hasta Alemania.

Cervezas