Gastronomía alemana: todo lo que tenemos que saber sobre las principales especialidades

Mucho se habla de la dieta mediterránea y de la riqueza de la gastronomía española. Sin embargo, en pleno centro de Madrid, encontramos un restaurante alemán que poco tiene que envidiar a los cientos de españoles que encontramos en nuestras calles. El Restaurante Kruger se posiciona como uno de los más ricos en cuanto a variedad y calidad en sus platos germanos.

En este artículo vamos a realizar un repaso por algunos de los platos típicos de la gastronomía alemana y entenderemos por qué es una de los puntos clave de encuentro en el centro de Madrid:

• Comenzaremos por los entrantes: en un buen restaurante alemán no debe faltar una pequeña representación de los platos claves de la cocina alemana. Ejemplo de ello es el Semmelknödel, elaborado a base de pan, cebolla, huevo y bacon. Típicas del sur de Alemania, estas ‘bolas’ (knödel) de ‘pan’ (semmel) suelen ser el acompañamiento clave de muchos platos más elaborados, como el guiso de cerdo o las lentejas. Otro de los entrantes más apreciados en la gastronomía germana es el salmón marinado con eneldo y patatas cocidas o las famosas salchichas alemanas, estandarte de la gastronomía junto a la cerveza.

• En cuanto a los platos principales, Alemania nos ofrece una amplia variedad de elaboraciones que dejarán boquiabiertos a los paladares más exigentes. La inmensa mayoría se fundamentan en guisos o platos de carne asada y acompañados por verduras frescas, puré de patatas o el famoso ‘choucroute’, del cual podríamos decir que es el acompañamiento estrella en platos como el codillo asado o con los embutidos. Esta ensalada, a base de col ácida, es considerada uno de los alimentos probióticos por excelencia, gracias a la cantidad de microorganismos que posee tras su fermentación. Otro plato que merece mención es la famosa sopa de cebolla, ideal para días fríos, o la ‘spätzle gemüsepfanne’, un delicioso plato de pasta salteada con verduras frescas de temporada, un plato vegetariano lleno de sabor y propiedades.

Tampoco podemos olvidarnos del famosísimo goulash, quizá uno de los platos que, junto a las salchichas, mejor ha sabido cruzar las fronteras. Se trata de un guiso de carne, principalmente de ternera, con cebolla, pimientos y pimentón, todo ello especiado, muy típico para las festividades. Ideal para reponer fuerzas y entrar en calor en los duros días de invierno. Y, cómo no, las salchichas. Es uno de los platos de carne por excelencia en el país germano, y uno de los que más proyección internacional ha tenido. En un buen restaurante alemán siempre encontraremos diferentes tipos de salchichas, elaboradas según diferentes recetas, como es el caso de la bratwurst (carne de cerdo y res especiada con pimienta, jengibre y nuez moscada), la bockwurst (de pollo, cerdo, res, o incluso pescado. Va cocida y suele ir en pan) o la weißwurst (tradicionalmente de cerdo y res, de color pálido, se suele servir en pan, mostaza dulce y con pretzels).

• En cuento a los postres y platos dulces, la gastronomía alemana tiene mucho que decir: ¿quién no conoce el famoso strudel? Este dulce de hojaldre con manzana, canela y pasas es el favorito de muchos; o la tarta Sacher, de delicioso chocolate y confitura de fresas o melocotón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *