Archivo mensual: mayo 2016

Semmelknödel: un plato típico alemán

La cocina tradicional alemana cuenta con numerosas variedades de nutritivas sopas y guisos donde los cereales y la carne juegan un papel muy importante.

Dentro de Alemania, la región de Baviera al sur del país cuenta con una selección de platos icónicos entre la cocina internacional. No obstante, no se trata de una cocina sofisticada. Es una cocina básica, de campaña, que los labradores de los campos de Baviera consumían para recuperar fuerzas. Entre las características comunes de los platos de Baviera está la carne asada especiada, la pasta y la harina. También es parte de la tradición del sur de Alemania realizar una comida entre el desayuno y el almuerzo: el llamado Brotzeit, un contundente tentempié consistente en rebanadas de pan acompañadas con salchichas, queso o algún ahumado servido sobre una cama de rábanos o queso.

Uno de los platos más famosos de la cocina de Baviera es el Semmelknödel, una especialidad típica en las fiestas del oktoberfest. El Smmelknödel (semmel significa pan y knödel redondeado según un dialecto de Alemania del sur) son bolas hechas con pan que suponen una tradición culinaria en el sur de Alemania, en Austria y en la República Checa. Son un acompañamiento típico de platos como el asado de cerdo,  el Sauerkraut (chucrut de hojas de cebolla fermentada), los platos de lentejas o las setas. En Alemania se puede encontrar ya preparado en los supermercados o se puede disfrutar de este plato en los restaurantes con una preparación más tradicional.

Para elaborar el Semmelknödel se utiliza pan duro de viejos Brötchen (panecillos típicos alemanes) cortándolo en finas rodajas o en cubos. Después se sumerge el pan cortado en leche caliente para que se haga húmedo. Algunas recetas le añaden algo de mantequilla, cebolla picada, perejil, huevo y especias según el gusto del cocinero. Luego se hacen las bolas y se añade algo de harina para que espese. Las bolas resultantes se cuecen (sin que lleguen a hervir) en salmuera durante 20 minutos. Se considera que el Semmelknödel está listo cuando las bolas suben a la superficie del líquido.

Otras variantes cambian la mezcla, el tiempo de cocción y los ingredientes añadidos. Por ejemplo, en la cocina de Viena hay mucha influencia de la cocina de la República Checa, donde también se prepara el Semmelknödel de distintas formas.

Existen variantes de Semmelknödel que utilizan los típicos Bretzel como pan base yse conocen como Breznknödel. Otra variante utiliza manteca en su masa y se sirve con ensalada o Sauerkraut (chucrut). Los semmelknödel sobrantes del día anterior se cortan en rodajas y se fríen acompañados de huevo frito o de ensalada. También pueden servirse con huevos revueltos, con salchichas, con cebollas, vinagre, aceite sal y pimienta.

Los mejores restaurantes de comida alemana cuentan con al menos una variedad de Semmelknödel en sus cartas, todo ello acompañado siempre de la mejor cerveza de importación.