Alemania

Conoce los platos navideños más típicos alemanes

La navidad en Alemania se celebra por todo lo alto. Es una época de celebraciones con familia y amigos, pero también predomina un clima frío bastante duro. Por eso es importante combatir el frío y entrar en calor con contundentes platos típicos de la cocina alemana, sabrosos y de alto valor calórico.

Además de los asados y guisos que acompañan la temporada invernal, en navidad también abundan las galletas y dulces típicos. En Nochebuena es bastante tradicional comer salchichas Frankfurt con ensalada de patatas. Últimamente también se consume mucho Raclette, un queso originario de Suiza que se ha extendido mucho por Alemania. El queso se funde en una cacerola puesta al fuego y luego se sumergen trocitos de pan en el queso fundido. Otra variante incorpora carne, pescado o verduras a la receta y ambas versiones se acompañan de patatas asadas, pan y salsas.

Otro plato tradicional para Nochebuena y Nochevieja es la carpa. En el sur la carpa se consume hecha trocitos y rebozada con ensalada de patata mientras que en el norte se come entera y con patatas cocidas. Los asados también son típicos y en Navidad no puede faltar el asado de ganso, pato o cordero. Estas carnes suelen acompañarse de col lombarda, albóndigas de masa de patata o migas de pan.

Durante la temporada de adviento y la Navidad abundan los dulces tradicionales. No pueden faltar las clá1sicas galletas caseras con formas imaginativas (platzchen), el bollo de Navidad (christstollen), los panecillos de especias y el pan de frutas. También es muy típico de esta zona el pan de jengibre y el bizcocho de pimienta. Aquí existe una amplia variedad de recetas y algunas variantes añaden canela, jengibre, clavo o nuez moscada entre muchas otras especias.

El bizcocho de miel es otra exquisitez alemana para estas fiestas. Se le suelen añadir almendras, avellanas o nueces. También se fabrica pan de especias, un producto con una tradición de más de 6 siglos de antigüedad. El pan de frutas es típico para Nochebuena y para después de la misa del gallo.

Las spekulatius son otras galletas típicas en Alemania durante la temporada navideña. La más habitual lleva especias como el cardamomo, clavo o canela, pero también hay una receta con almendras y harina menos especiadas. Se suelen hornear en moldes con la forma de San Nicolás.

El christollen es pan dulce elaborado en los monasterios desde el siglo XIV. Es una mezcla de harina, levadura, agua y aceite, comida humilde que reusaba el uso de huevos, mantequilla y leche. En la actualidad está relleno de frutos secos y sí se usan lácteos en su fabricación motivo por el cual es mucho más popular.

También existen bebidas navideñas típicas en Alemania. Abunda los tés e infusiones para combatir el frío, pero sin duda una de las bebidas más populares cuando cae la noche es el vino caliente especiado. Se trata de vino tinto con canela, clavel, anís, nuez moscada y otras especias.

Para degustar algunas de estas delicias no hace falta viajar muy lejos. El Restaurante Kruger es uno de los restaurantes alemanes en Madrid que cuenta con recetas típicas navideñas e interesantes ofertas para disfrutar de estos días.

La salchicha, reina de la gastronomía alemana

Alemania, la gran locomotora de Europa. Además de ser uno de los países más productivos del viejo continente, el gigante germano es famoso por su exuberante gastronomía, siempre regada con una gran jarra de cerveza fría. ¿Y que no puede faltar dentro de un copioso y tradicional menú alemán? Las salchichas, claro. Las calles de las grandes ciudades germanas están salpicadas con puestos callejeros repletos de esta sabrosa especialidad alemana.

¿Sabías que existen más de 1500 variedades? Existe una salchicha para cada alemán. Blancas, rojas, gruesas, finas, con especies. Las variedades de este derivado cárnico no tienen fin. Generalmente, suelen estar hechas de carne picada de cerdo o de vaca y se dividen en dos tipos: las Bratwurst y las Brüwurst. Las primera suelen cocinarse a la brasas o asadas y las del segundo grupo, se cocinan al vapor o cocidas. Cada región tiene su especialidad y sus sabores típicos.

Frankfurter: Sin duda, la más famosa fuera de las fronteras alemanas. Pertenece al grupo de las Brüwurst y se suele cocinar cocida o escaldada. Están hechas de carne de cerdo y ahumadas posteriormente, proceso que le da al Frankfurter su sabor característico.

Weisswurst: También del grupo de las cocidas, este tipo de salchicha procede de Múnich. Son blancas, están hechas de carne de ternera y tocino y se suelen comer acompañadas de pan (las típicas roscas alemanas) y mostaza.

Currywurst: Es una de las más populares en los puestos callejeros. Se sirven asadas o fritas, siempre acompañadas de una salsa de tomate y curry.

Bockwurst: Su sabor ahumado hace de esta salchicha una de las más especiales. Se compone de un relleno de carne que puede ser de diferentes animales (incluso en ocasiones de pescado), sal, pimentón, pimienta blanca, además de una envoltura de tripa natural. Es del grupo de las Brüwurst.

Fleischwurst: Una de las variedades con menos grasa, hecha a partir de carne de cerdo cocida. Su peculiar forma de aro la diferencia de las demás. Es una de las más gruesas y se puede comer tanto fría como caliente.

Rostbratwurst: Nuremberg es la patria de estas pequeñas delicias doradas. Un relleno de carne sazonada con mejorana es el secreto de estas salchichas que cuentan con denominación de origen dela ComisiónEuropea.