restaurantes alemanes en Madrid

5 curiosidades sobre los alemanes

Alemania se encuentra en el corazón de Europa y en la actualidad funciona como motor económico del viejo continente. Conocemos bastantes tópicos sobre Alemania y sus gentes: buenas cervezas, buenos guisos y carnes estofadas, clima frío, trabajadores eficientes y una actitud estoica ante la vida aunque sin renunciar a la fiesta cuando esta se presenta. Muchos de estos clichés (sobre todo los gastronómicos) pueden comprobarse en primera persona acudiendoa restaurantes alemanes en Madrid. Para lo demás, aquí está una serie de curiosidades sobre los alemanes que seguramente no conocías.

sunset-538286_640

  • El idioma alemán tiene mucho en común con el latín ya que conserva las declinaciones y por ello una palabra tiene sufijos o prefijos distintos según su condición dentro de la frase (nominativo, acusativo, dativo o genitivo). Además, en Alemán hay muchas palabras compuestas a base de otras palabras, pudiendo unirse dos o más para crear un nuevo término.
  • Al entrar en una casa es habitual descalzarse y dejar las zapatillas o crocs en un cajón a la entrada. Como en muchos países fríos, es habitual la moqueta, así que el suelo tiende a estar calentito incluso en los peores temporales.
  • Las ciudades suelen contar con parcelas en alquiler a través de asociaciones de jardineros para cultivar huertos urbanos. Son espacios muy demandados, con lo cual algunas zonas incluso cuentan con lista de espera para poder alquilarlas.
  • Para quienes busquen algún día comprar únicamente bebidas, el Getränkemarkt es la tienda perfecta. Cuentan con cervezas de todas las marcas y graduaciones, zumos, refrescos y licores a precios más económicos que los supermercados habituales. Además, están organizados como grandes almacenes, para llegar en coche y hacer compras de volumen considerable. Ideales para planificar una fiesta.
  • Desplazarse en bicicleta es muy habitual y está muy bien considerado. Todas las ciudades cuentan con carriles y semáforos adaptados. Además, los conductores de coches son muy respetuosos y circularán con paciencia detrás de una bicicleta el tiempo que haga falta.

Aunque lo ideal para conocer un país y sus gentes es viajar hasta el lugar y pasar allí una temporada, también hay muchas actividades que se pueden hacer sin salir de España para impregnarse un poco de la cultura alemana. Buscar un restaurante en el centro de Madrid temático del país germano es una forma de descubrir su gastronomía, ir a clases de alemán es una forma de aprender su idioma y su cultura, y participar en intercambios de idiomas con alemanes es una forma de conocer mejor a su pueblo y sus costumbres actuales.